Formación de Alta Dirección

Image

La profesionalización es un proceso que requiere especial énfasis en cada uno de los niveles de mando y desarrollo profesional.

La Formación para la Alta Dirección está dirigida a las personas servidoras públicas que actualmente se desempeñan en estos puestos, con la finalidad de perfeccionar sus habilidades directivas para consolidar una visión integral de la Administración Pública Federal. Asimismo, este tipo de formación, también contempla a aquellas personas que se encuentran en puestos de mando medio, y que requieran ser preparadas para acceder a puestos de Alta Dirección.

Por tal motivo, las personas servidoras públicas que se encuentran ocupando estos puestos, requieren de una formación especializada que les permita perfeccionar sus habilidades directivas, fortaleciendo y desarrollando diversas competencias tales como:

  • Pensamiento Estratégico.
  • Creatividad e Innovación.
  • Negociación y Manejo de Conflictos.
  • Ética, Transparencia y Rendición de cuentas.
  • Toma de Decisiones.
  • Enfoque Sistémico.
  • Pensamiento Crítico.

Foto obtenida del evento: 1ª Sesión del Consejo Consultivo del Sistema de Servicio Profesional de Carrera. “Función Pública anuncia relanzamiento del Servicio Profesional de Carrera”. Ciudad de México, a 28 de marzo de 2019.

Con tales antecedentes, la Formación para la Alta Dirección de los Servidores Públicos busca fortalecer el desarrollo de las personas que ejercen funciones de Alta Dirección (Dirección General, Titulares de Unidad, entre otros) con diversidad de perfiles profesionales para que sean capaces de dirigir, coordinar, orientar e impulsar la transformación del servicio público, mediante el diseño e implementación de políticas públicas al tiempo que integran y consolidan equipos de trabajo profesionalizados.

De esta manera, se promueve un empleo público de calidad y un Estado que se encuentra al servicio de la ciudadanía, lo cual se verá reflejado en mejores programas y la contribución para abatir los índices de corrupción.

La Formación para la Alta Dirección, busca impulsar una reflexión estratégica en las personas que les permita innovar y actuar de manera profesional en diversos contextos, manifestando siempre una alta capacidad de adaptación, integrando equipos de trabajo sólidos en donde el talento y capacidad de cada colaborador haga efectiva la orientación a resultados.

Quien se forme bajo este esquema de profesionalización será capaz de transformar el servicio público, en el área de su competencia mediante el diálogo, la escucha activa y la posibilidad de generar sinergia en su equipo, haciéndolos actores del cambio que se pretende. Lo anterior implica una alta responsabilidad, convicción y compromiso con el servicio público, además de una identificación de los valores personales con los institucionales, generando así, un sentido de pertenencia a la institución en donde labora.

Beneficios de la Formación para la Alta Dirección

Busca que la persona servidora pública:

  • Perfeccione sus habilidades directivas para el cumplimiento de los objetivos institucionales.
  • Cuente con las herramientas necesarias para la toma de decisiones que transformen el servicio público y la vida del país.
  • Que la toma de decisiones que ejerza sea con Ética y respeto.